Clínica Las Fuentes

Los trastornos del sueño se dividen en 4 apartados, los cuáles son:

  1. Los trastornos del sueño primarios
  2. Los trastornos del sueño relacionado con un trastorno mental
  3. Los trastornos del sueño debido a una enfermedad médica
  4. Los trastornos del sueño inducidos por sustancias

Los trastornos del sueño que se abordan para su tratamiento son solamente los siguientes:

Los trastornos del sueño primarios: Son aquellos que aparecen como consecuencia de alteraciones biológicas en los mecanismos del ciclo del sueño-vigilia. Estos trastornos son divididos en 2:

1.-Disomnias. Son aquellas que son transitorias del inicio o el mantenimiento del sueño, o somnolencia excesiva, que se caracterizan por un trastorno de la cantidad, calidad y horario del sueño. Entre ellas tenemos:

Insomnio primario: En el cuál lo que predomina es la dificultad para iniciar o mantener el sueño, o se presenta la sensación de no haber tenido un sueño reparador durante por lo menos 1 mes. Esto llega a provocar un malestar significativo y/o un deterioro en las siguientes áreas: laboral, social, personal, entre otras, de la persona que lo padece.

Quién padece de este trastorno,  presenta muy frecuentemente una combinación entre dificultades para dormir y despertares constantes durante la noche. Se puede llegar a generar una preocupación intensa y un malestar por la imposibilidad de dormir lo que lleva a generar un ciclo vicioso donde en cuanto más se intenta dormir existe más frustración y menos se concilia el sueño.

Este tipo de insomnio puede llegar a ser crónico lo que provoca disminución de la sensación de bienestar durante el día, llevando a presentar alteraciones del estado de ánimo, de la motivación, atención, energía, problemas de concentración, aumento de la sensación de fatiga y malestar.

Hipersomnia primaria: Es la presencia de somnolencia excesiva como mínimo durante 1 mes que se evidencia tanto por episodios prolongados de sueño como por episodios de sueño durante el día que se presentan prácticamente todos los días.

Las personas que presentan este trastorno muestran una duración del episodio del sueño más largo de lo común, durando entre 8 y 12 horas el episodio nocturno que a menudo se acompaña de problemas a la hora de levantarse aunque la calidad del sueño nocturno es normal.

La somnolencia excesiva durante las horas habituales de vigilia toma la apariencia de siestas intencionadas o de episodios del sueño inadvertidos. Las siestas durante el día tienden a ser relativamente largas (1hra. o más) y no se nota que sea reparador y frecuentemente no muestran una mejoría en el nivel de alerta.

Los episodios de sueño no intencionados  tienen lugar generalmente en situaciones con poca estimulación y baja actividad tales como: conferencias, lecturas, mirando la televisión o conduciendo. Este tipo de episodios llegan a ser molestos, incluso hasta peligrosos.

El nivel de alerta disminuido que se observa cuando la persona intenta combatir la somnolencia puede generar un bajo rendimiento, una pobre concentración, y un déficit de memoria durante las actividades diarias.

Narcolepsia: Son ataques de sueño reparador irresistible, que aparecen diariamente durante un mínimo de 3 meses. Los episodios de somnolencia en este trastorno suelen ser irresistibles, dando lugar a sueño de carácter involuntario en acontecimientos inadecuados tales como: cuando se conduce un automóvil, al asistir a reuniones o incluso cuando se está teniendo una conversación.

Las situaciones poco estimulante y/o poco activas aumentan el grado de somnolencia por ejemplo cuando se está leyendo, al ver televisión o cuando se asiste alguna conferencia. Los episodios de sueño suelen durar de 10 a 20 minutos, aunque pueden llegar a horas si no se ven interrumpidos.

En algunas ocasiones se realizan siestas voluntariamente con la finalidad de controlar la somnolencia. Sin embargo, cuando no se sigue un tratamiento el número de episodios diarios de sueño ya sea intencionado o no es entre 2 y 6.

Trastorno de Abnea del sueño: Es un trastorno que provoca somnolencia excesiva o insomnio y se considera secundaria a una enfermedad respiratoria (ventilación) relacionada con el sueño. La somnolencia que se presenta en este trastorno es producida por los constantes aumentos de activación que se llevan a cabo durante el sueño nocturno por un intento de respirar de manera normal y se hace más evidente en situaciones de relajación tales como lecturas o ver televisión.

La incapacidad para controlar la somnolencia se puede hacer evidente de igual manera en acontecimientos como reuniones aburridas, cine, teatro o conciertos. Cuando la somnolencia es extrema la persona que lo padece puede llegar a quedarse dormida incluso al conducir, comer, hablar o andar.

Por otro lado las siestas que se realizan no son reparadoras y pueden venir acompañadas por un dolor de cabeza al despertar.

Las alteraciones respiratorias que se pueden presentar durante el sueño en este trastorno, se incluyen: las apneas (interrupciones en la respiración) hipoapneas (respiración anormalmente lenta o superficial) hipoventilaciòn (niveles sanguíneos de oxígeno y diòxido de carbono anormales)

Trastorno del ritmo circadiano: Existe una presencia persistente o recurrente del patrón del sueño desestructurado, que obedece a una mala sincronización entre el sistema circadiano interno de sueño-vigilia y las exigencias externas de la duración del sueño. Existen 4 tipos diferentes los cuáles son:

Tipo de sueño retrasado: Es un patrón de sueño persistente que consiste en acostarse y despertarse tarde, con una incapacidad para conciliar el sueño y levantarse más temprano aunque se tenga la intención de hacerlo.

Tipo jet lag: Se presenta somnolencia y un estado de alerta en momentos del dìa inapropiados y que aparece después de frecuentes viajes donde se modifica el horario.

Tipos cambios de turno de trabajo: El insomnio aparece durante las horas en el que la persona debería dormir y somnolencia excesiva durante las horas en las que se debería estar despierto, debido a un turno de trabajo nocturno o aun cambio repetido de horario de trabajo.

Tipo no especificado. 

2.-Parasomnias: Son aquellos trastornos que se caracterizan por comportamientos o fenómenos fisiológicos anormales que tienen lugar coincidiendo con el sueño o con las transiciones sueño-vigilia. Entre ellas tenemos:

Las pesadillas: Las cuáles son despertares repetidos durante el periodo del sueño mayor o en las siestas diurnas; provocado por sueños extremadamente terroríficos y prolongados, la persona recupera rápidamente el estado de alerta.

Los sueños terroríficos o cuando se interrumpe el descanso nocturno provoca malestar que puede llegar afectar en las áreas social, laboral y personal de la quién que lo padece.

Las pesadillas pueden llegar hacer prolongadas y con ello provocar intensa ansiedad o terror, el contenido del sueño suele enfocarse en peligros físicos (persecuciones, ataques, heridas, etc.) de igual manera puede presentarse de manera sutil como fracasos personales o situaciones vergonzosas. Cuando se despierta se es capaz de describir el sueño a detalle y en algunas ocasiones refieren haber tenido múltiples pesadillas con un tema predominante.

Las pesadillas se pueden generar en cualquier momento durante la noche y suelen terminar con el despertar, asociado a un estado de alerta y una sensación prolongada de ansiedad o miedo. Esta sensación puede provocar problemas al querer retomar el sueño.

Los despertares nocturnos son constantes o se evita conciliar el sueño por miedo a retomar las pesadillas, también pueden aparecer dificultades para la concentración, ansiedad, irritabilidad y con ello llevar a tener una afectación en las actividades cotidianas. 

Terrores nocturnos: Son episodios recurrentes de despertares bruscos, que  pueden seguir con un grito o llanto de angustia. Éstos puede llegar aparecer durante el primer tercio del sueño y tener una duración de 1 a 10 minutos con sensaciones de inmovilidad, miedo intenso, etc. y llega a ser complicado despertar o tranquilizar a la persona.

Cuando se llega a despertar no hay recuerdos del terror nocturno o solo recuerda imágenes confusas y aisladas.  Las características físicas que se llegan a observar son: Taquicardias, enrojecimiento, sudoración, dilatación pupilar y aumento del tono muscular. 

En la mayoría de las ocasiones no se recupera el estado de alerta por completo volviendo a retomar el sueño y en la mañana siguiente no hay muchos recuerdos de lo sucedido durante la noche.

La diferencia entre un terror nocturno y una pesadilla es que en el primero no se tiene recuerdos del sueño o llegar a ser muy vagos  mientras que en el segundo se recuerda bien las imágenes o contenidos del sueño.

Sonambulismo: Son episodios repetidos que implican el acto de levantarse de la cama y andar por las habitaciones en pleno sueño o abandonar el hogar, las características que se presentan son: una disminución del estado de alerta y de respuesta a estímulos, mirada fija y perdida, ausencia  relativa de responder a un dialogo o a los intentos de los demás para lograr despertar a la persona. 

La mayoría de las ocasiones el sonambulismo tiene una duración de unos minutos a media hora y suelen terminar con un despertar repentino con una confusión leve

Quien lo padece logra hablar y responder a preguntas que se les realicen aunque la articulación es pobre, es poco común establecer una conversación real y se puede llegar a obedecer las indicaciones de los demás. Todos estos comportamientos se realizan con un bajo nivel de vigilia lo que puede dificultar el despertar y cuando se logra  no se consigue recordar con claridad lo sucedido. 

Parálisis del sueño: Es una incapacidad para realizar movimientos voluntarios durante la transición entre el sueño y la  vigilia.

Alucinaciones del sueño: Son alucinaciones que pueden aparecer en el espacio entre sueño y vigilia.

Trastornos del sueño inducidos por sustancias: Son aquellos que se dan como consecuencia del consumo o del abandono de una sustancia toxicas (drogas y fármacos) con una duración aproximada de un mes

Dependiendo de la sustancia pueden presentarse 4 tipos de alteraciones del sueño.

Insomnio: dificultad para dormir o mantener el sueño.

Hipersomnia: Excesiva somnolencia manifestada por sueños nocturnos prolongados y/o dificultad para mantener un estado de alerta durante el dia.

Parasomnia: Comportamientos o hechos físicos fuera de lo normal que ocurren durante el sueño.

Mixto: Presenta múltiples síntomas relacionados con el sueño pero sin que predomine ninguno de ellos. 

Clínica Las Fuentes

En clínica e instituto de rehabilitación las fuentes nos preocupamos por apoyar a las personas que padecen de adicciones, depresión, trastornos de la conducta alimentaria, trastornos de la personalidad, ansiedad, codependencia y diversos problemas emocionales a encontrar una mejor manera de vivir, así como a los familiares que buscan obtener una forma de vida diferente, con el apoyo de nuestros especialistas en el área, ya que se tienen más de 15 años de experiencia en el tratamiento de estas enfermedades y problemáticas.