Clínica Las Fuentes

Los trastornos alimentarios se caracterizan por alteraciones graves de la conducta alimentaria, estan divididos en:  anorexia nerviosa que se caracteriza por el rechazo a mantener el peso corporal en los valores mínimos normales, bulimia nerviosa que se caracteriza por episodios recurrentes de voracidad seguidos por conductas compensatorias inapropiadas como el vómito provocado, el abuso de fármacos laxantes, diuréticos u otros medicamentos, el ayuno y/o  el ejercicio excesivo. Una característica esencial de la anorexia nerviosa y de la bulimia nerviosa es la alteración de la percepción de la forma y el peso corporales.

Anorexia nerviosa

Las características esenciales de la anorexia nerviosa consisten en el rechazo a mantener un peso corporal mínimo normal (peso inferior al 85 % del esperable), miedo intenso a ganar peso o a convertirse en obeso, incluso estando por debajo del peso normal, y  una alteración significativa de la percepción de la forma o tamaño del cuerpo exagerando la importancia que se le da, así como el negar los daños que genera el bajo peso. Además, las mujeres afectas de este trastorno, aunque hayan pasado la menarquia, sufren amenorrea.

Esta enfermedad esta divida en 2 tipos, los cuales son:

Tipo restrictivo: Describe cuadros clínicos en los que la pérdida de peso se consigue haciendo dieta, ayunando o realizando ejercicio intenso. Durante los episodios de anorexia nerviosa, estas personas no recurren a atracones ni a purgarse.

Tipo compulsivo/purgativo: Se recurre regularmente a atracones o purgas (pueden ser ambos). La mayoría de las personas que pasan por los episodios de atracones también recurren a purgas, provocándose el vómito, utilizando diuréticos, laxantes o enemas de una manera excesiva. 

Existen algunas ocasiones en las que incluidos no se presentan atracones, pero se suele recurrir a purgas, incluso después de ingerir pequeñas cantidades de comida. Parece ser que la mayoría de las personas que lo padecen recurren a conductas de esta clase al menos semanalmente.

Cuando se sufre una considerable pérdida de peso, presentan síntomas del tipo de estado de ánimo deprimido, retraimiento social, irritabilidad, insomnio y pérdida de interés por el sexo. Estas personas pueden presentar sintomas del trastorno depresivo mayor.  Algunos otros síntomas que se pueden presentar como cosecuencia de la inaniciòn son: perdida de la mestruaciòn (al menos 3 ciclos mestruales), estreñimiento, dolor abdominal, intolerancia al frío, letargia y vitalidad excesiva, hipotensión, hipotermia, sequedad de la piel, un vello fino,  bradicardia, en algunas personas el color de la piel es amarillento  y puede haber hipertrofia de las glándulas salivales, especialmente las glándulas parótidas. Las personas que se provocan el vómito muestran a veces erosiones dentales, y algunas presentan cicatrices o callos en el dorso de la mano como consecuencia del contacto con los dientes al inducirse el vómito.

Bulimia nerviosa

Consiste en atracones y en métodos compensatorios inapropiados para evitar la ganancia de peso. Además, la autoevaluación se encuentra excesivamente influida por la silueta y el peso corporal.

A pesar de que el tipo de comida que se consume en los atracones puede ser variada, generalmente se trata de dulces y alimentos de alto contenido calórico (como helados o pasteles). Sin embargo, los atracones se caracterizan más por una cantidad exagerada de comida que se consume màs por que por ansiedad que por querer comer un alimento determinado. 

Los atracones se realizan por lo normal a escondidas o lo más disimuladamente posible, se siente vergueza y los episodios pueden o no haberse planeado con anterioridad, èsto son caracterizados  (aunque no siempre)  por una rápida ingesta del alimento, pueden durar hasta que ya no se pueda más, incluso hasta que llege a sentir dolor por la plenitud. 

Los estados de ánimo, las situaciones interpersonales estresantes, el hambre intensa secundaria a una dieta severa o los sentimientos relacionados con el peso, la silueta y los alimentos pueden desencadenar este tipo de conducta. Finalmente se pueden presentar sentimientos de autodesprecio y estado de ánimo depresivo.

Este trastorno se puede dividir en:

Tipo purgativo. La persona se provoca el vómito y hace un mal uso de laxantes, diuréticos y enemas.

Tipo no purgativo. Se emplea otras técnicas compensatorias inapropiadas, como ayunar o practicar ejercicio intenso, pero no se ha provocado el vómito ni ha hecho un mal uso de laxantes.

Las personas con este padecimiento se encuentran normalmente dentro del margen de peso considerado normal,  este trastorno puede aparecer en individuos con obesidad moderada y «mórbida» en algunas ocaciones antes de presentar esta enfermedad la persona tienen más probabilidad de mostrar sobrepeso que la gente sana. Entre atracón y atracón reducen la ingesta calórica y escogen alimentos dietéticos a la vez que evitan los alimentos que engordan o que pueden desencadenar un atracón.

Los vómitos recurrentes pueden dar lugar a una pérdida significativa y permanente del esmalte dental, estos dientes pueden resquebrajarse y parecer rotos o carcomidos, puede haber asimismo muchas cavidades en la superficie de los dientes. En algunas ocaciones las glándulas salivales, sobre todo la glándula parótida, se encuentran aumentadas de tamaño. Si se inducen el vómito pueden presentarse callos o cicatrices en la superficie dorsal de la mano. Se han descrito también miopatías esqueléticas y cardíacas graves en los sujetos que toman regularmente jarabe de ipecacuana para inducir el vómito.

La bulimia nerviosa se inicia generalmente al final de la adolescencia o al principio de la vida adulta. Los atracones suelen empezar después o durante un período de régimen dietético. La alteración de la conducta alimentaria persiste al menos durante varios años. 

Las caracteristicas generales que se presentan en este trastorno son: atracones recurrentes que estan caracterizados por: Ingesta de alimento en un corto espacio de tiempo ( en un período de 2 horas) en cantidad superior a la que la mayoría de las personas ingerirían en un período de tiempo similar y en las mismas circunstancias; Sensación de pérdida de control sobre la ingesta del alimento  (sensación de no poder parar de comer o no poder controlar el tipo o la cantidad de comida que se está ingiriendo); Conductas compensatorias inapropiadas, de manera repetida, con el fin de no ganar peso, como son provocación del vómito; uso excesivo de laxantes, diuréticos, enemas u otros fármacos; ayuno, y ejercicio excesivo; Los atracones y las conductas compensatorias inapropiadas tienen lugar, como promedio, al menos dos veces a la semana durante un período de 3 meses; La autoevaluación está exageradamente influida por el peso y la silueta corporal;

Comedores Compulsivos 

El comer de manera compulsiva tambièn es un trastorno de la conducta alimentaria que va relacionado en ocasiones con depresión,  miedos, problemas de salud  tales como sobre peso, obesidad, entre otros. Esta enfermedad afecta en mayor medida a personas con obesidad que siguen dietas prolongadas y a mujeres, sin embargo no descarta a  los hombres y a quienes tienen un peso normal.

Principales síntomas y signos:

  • Baja autoestima.
  • Tener ansiedad y dificultad para controlar los impulsos.
  • Perfeccionismo y exigencia.
  • Presentar episodios fuertes y constantes de atracones de comida, en donde predominan los dulces y la comida chatarra.
  • No poder controlar la cantidad de lo que se come.
  • Comer sin horarios.
  • Comer rápido, masticando mal y al poco tiempo tener nuevamente muchas ganas de comer.
  • Seguir comiendo aunque se siente el estómago lleno.
  • Comer a pesar de no tener sensación de hambre.
  • Comer a solas, en grandes cantidades y con la idea de que nadie los vea, con frecuencia escondiéndose de todas las personas.
  • Sentir culpa, enojo y depresión después de comer.
  • No aceptar el problema ante los demás, aunque les hagan ver que están exagerando en lo que ingieren.
  • Estar obsesionados por el peso.
  • Comer como vía para manejar sentimientos de ansiedad, enojo, tristeza, irritabilidad, nerviosismo e intranquilidad.
  • Tener tendencia al aislamiento y la soledad.
  • Dificultad para tener y mantener relaciones interpersonales en trabajo, escuela y entorno social.
  • Estar a dieta una y otra vez, con fracasos recurrentes
  • Bajar y subir de peso continuamente

Las personas que padecen esta enfermedad suelen tener problemas en el manejo del estrès y de las emociones  recurriendo a la comida como una manera de mejorar su estado de ánimo. Se tiende a mostrar una gran necesidad de aceptaciòn, valoraciòn y cariño.

Generalmente se ha vivido en un ambiente familiar disfuncional, donde son familias numerosas o que no se le da la importancia suficiente a los buenos hábitos alimenticios, de igual manera aprendiò a resolver las tensiones, el éstres, la ansiedad y problemas emocionales a través de la comida. Un comedor compulsivo  come unicamente  alimentos que son de su agrado, a solas y solamente se detiene cuando siente algún malestar o dolor que ya no le permita seguir comiendo.

Clínica Las Fuentes

En clínica e instituto de rehabilitación las fuentes nos preocupamos por apoyar a las personas que padecen de adicciones, depresión, trastornos de la conducta alimentaria, trastornos de la personalidad, ansiedad, codependencia y diversos problemas emocionales a encontrar una mejor manera de vivir, así como a los familiares que buscan obtener una forma de vida diferente, con el apoyo de nuestros especialistas en el área, ya que se tienen más de 15 años de experiencia en el tratamiento de estas enfermedades y problemáticas.